de propósitos a objetivos

Este año voy a cambiar los propósitos de año nuevo por objetivos para este año. Tengo una tabla con todos ellos escritos y con fechas de verificación y de consecución previstas.

La palabra propósito es demasiado cercana a intención, y con las intenciones no vale. Se parece a proponer, a propuesta, a proposición… de hecho, en la rae viene como primera definición “Ánimo o intención de hacer o de no hacer algo.” y no es hasta la segunda que la describe como objetivo o meta. Y los objetivos que me he marcado son mis metas y no son mis intenciones. Podrán evolucionar y puedo modificarlos en el camino, pero son objetivos.

Cada vez se resalta más la importancia de tener claro el objetivo para poderse enfocar en él y estar atento a todas las pistas que aparezcan en el camino, con el fin de verlas, utilizarlas y conseguirlo. Tener en mente un objetivo, enunciado en positivo, que diga claramente lo que quieres, que esté descrito de forma motivante, es una de las cosas que te dirige hacia él.

Tener claro lo que no se quiere es útil, pero para definir lo que se quiere.

Tener la meta clara y por escrito es una gran parte a la hora de conseguirlo, para revisarla periódicamente, para darse cuenta de si se está yendo hacia ella, porque a veces se nos olvidan nuestros objetivos. Y unas veces es porque ya no lo son, porque hemos evolucionado, porque queremos otra cosa, y en ese caso basta con borrarlo. El problema es cuando se nos olvida porque nos hemos aturdido con mil quehaceres de la vida diaria, con distracciones, con cosas pequeñas pero que nos ocupan el tiempo y nos descentran. Y en ese caso hay que deshacerse de alguna distracción y volver a concentrarse en lo que de verdad queremos, en lo que de verdad nos importa.

  • -Minino de Cheshire -empezó Alicia tímidamente, pues no estaba del todo segura de si le gustaría este tratamiento: pero el Gato no hizo más que ensanchar su sonrisa, por lo que Alicia decidió que sí le gustaba -. Minino de Cheshire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?

-Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar – dijo el Gato.

-No me importa mucho el sitio… -dijo Alicia.

-Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes – dijo el Gato.

– … siempre que llegue a alguna parte – añadió Alicia como explicación.

– ¡Oh, siempre llegarás a alguna parte – aseguró el Gato -, si caminas lo suficiente!

(de wikiquote )

Anuncios