¡Me han dado un premio a mi trabajo!

No es algo que pase todos los días, así que estoy muy orgullosa.

Además es un premio a la excelencia profesional, lo que para una persona como yo, muy orientada al aprendizaje, al servicio a los clientes y a encontrar mucha satisfacción con el trabajo bien hecho, es todavía más motivo de orgullo.

estrella-de-oro-iep

instituto-para-la-excelencia-profesional_2

El galardón se llama Estrella de Oro, lo otorga el Instituto para la Excelencia Profesional y selecciona a los profesionales a los que premia por ser capaces de innovar y fomentar un buen desarrollo económico y social, por tener una filosofía orientada a la Calidad Total en todas sus actuaciones, por estar comprometidos con la mejora continua y por respetar siempre la Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

Dejo aquí unas fotos de la ceremonia de entrega del galardón.

estrella-de-oro-iep-entrega

titulo

premio

 

discurso-agradecimiento-premio

Y, por supuesto, una foto con menos seriedad, que hay que disfrutar con humor:

img_20161119_031206

 

Anuncios

Desengáñate, no eres libre

Hace poco, llamé cobarde a un amigo: estaba diciendo que esta vida es así, que ni la elegimos ni somos libres, así que cuanto antes lo asumiésemos mejor. Más concretamente, estaba contando que eso era lo que le había dicho a su sobrina de 14 años cuando se quejó de algo que le parecía injusto y contó lo que quería hacer en la vida.
Y él le respondió con la mejor intención, para que esa adolescente lo asumiese cuanto antes y así pudiese no perder el tiempo y no indignarse con injusticias que no iba a poder cambiar y que no deberían ocupar su mente.
En cambio yo, si bien creo que necesitamos una dosis de aceptación para la vida, para asumir que los imprevistos suceden, que hay dolor en el mundo y que nadie nos puede librar de sentir tristeza o miedo de vez en cuando, también creo que es tan necesaria o más una dosis de ilusión, de pensar en cómo nos gustaría que fuesen las cosas, de creer en un mundo mejor y en lo que vamos a hacer para conseguirlo.
Así que le llamé cobarde. No con intención de ofender, pero sí con intención de desconcertarle, de provocar el debate. Llamarle determinista, más exacto y neutro, no habría servido.
Asumir que en el mundo poco podemos hacer, que la vida nos pasa por delante, que no tenemos elección… es una postura muy cómoda para no ser infeliz. Si es que no puedo hacer nada, si no consigo nada es porque la vida es dura, no es culpa mía, la vida es así.
Pero… no ser infeliz no significa ser feliz, que algo no sea negro, no significa que sea blanco.
Y podemos hacer muchas, muchas cosas: desde gestos pequeñitos que nos cambian la actitud y la energía, hasta acciones reflexionadas y que alargamos durante el tiempo para mejorar aspectos de nuestra vida (personales, profesionales, de relaciones…) Y creo que estas cosas sí nos van a hacer felices aunque para cada uno de nosotros serán cosas diferentes.
Reconozco que toda esta discusión puede ser en vano,  que esto puede ser un dilema estéril: todos podemos pensar como queramos y nadie nos debería obligar a cambiar… si somos libres, claro. Si no lo somos, como él defiende, tampoco se es libre para elegir el pensamiento.
Y además, la vida nos va a dar la razón a los dos: yo que pienso que puedo cambiar cosas, actúo y hago que mi vida evolucione; él piensa que no puede cambiar nada, no actúa y la vida sucede. Pues teníamos razón.
Así que quizás, esto se reduzca a qué preferimos creer. O también a qué forma de pensar queremos contagiar al mundo.

Yo lo tengo claro, no quiero convencer a nadie de que no se ilusione, de que se conforme. No quiero ser el origen de que alguien no ponga en juego sus esperanzas, su talento y sus ideas para un mundo mejor. Muy al contrario, prefiero cargar con un poco de la responsabilidad de una frustración pasajera porque algo se torció, si eso supone que las personas que me rodean se atreven a imaginar, a desear, a ilusionarse, a actuar, a ser diferentes, a ser ellos, a comerse el mundo. Porque la felicidad será de los valientes.

cuadro

Coaching con cuento

Continúan los talleres de coaching con cuento, donde trabajamos con la imaginación y  la escritura creativa para alcanzar nuestras metas personales y profesionales.

Este lunes 25 será la última sesión sobre objetivos y trabajaremos sobre nuestros valores personales, los que nos impulsan a actuar, conseguir metas, cambiar el mundo.

Son los valores los que sustentan  nuestros deseos, nuestros logros y nuestros objetivos. Trabajaremos sobre cómo detectarlos y integrarlos más plenamente en nuestra vida para que alcancemos nuestras metas desde la ilusión y la motivación.

En cuanto a la parte del cuento, trabajaremos sobre los personajes, los valores que encarnan y las aventuras que viven en las historias que pueblan nuestra imaginación, para que podamos verlas, sentirlas y darnos opciones para nuestra vida, la que se cuenta fuera del papel.

Puedes apuntarte online en : https://taller-de-coaching-con-cuento.eventbrite.co.uk

 

16_04 Coaching con Cuento_UNNA

Taller sobre creatividad y desarrollo personal

Los martes en el centro de Madrid, zona Alonso Martínez, va a comenzar un ciclo de talleres sobre creatividad y desarrollo personal.

Se llama Coaching con Cuento, porque escribir cuentos es lo que vamos a hacer para potenciar la creatividad. Y el coaching va a ser el marco para nuestro crecimiento y nuestro éxito.

Son varios talleres, uno semanal durante tres meses, para que entre todos sean un proceso de coaching. Aunque también se puede asistir a una clase en particular.

¿Sabías que la creatividad mejora el humor, potencia otras emociones positivas y facilita el flow (estados de alta concentración y alto rendimiento)?

Puedes reservar tu plaza aquí o enviándome un mail.

 

16 03 Coaching con cuento _UNNA

Coaching con cuento

¿Sabías que la creatividad mejora el humor, potencia otras emociones positivas y facilita el flow (estados de alta concentración y alto rendimiento)?

Este lunes 7 comienza una nueva edición del taller de Coaching con Cuento en Madrid. Es un taller muy creativo, divertido y original.

Durante cada sesión, combino las técnicas de relato corto con la metodología del coaching, y así nos divertiremos con la escritura creativa de todos los participantes, sacaremos brillo a nuestra imaginación y utilizaremos el espacio del relato como zona segura para transgredir los límites de nuestra realidad, liberar nuevos comportamientos, ideas y emociones y observar diferentes posibilidades.

Trabajaremos con técnicas de improvisación, con dinámicas de inteligencia emocional, con juegos y, sobre todo, escribiendo e inventando.

La imaginación y el lenguaje son, si no lo más, dos de las habilidades más especiales del ser humano. En este taller, las potenciamos para mejorar nuestro bienestar.

Puedes reservar una plaza aquí o enviándome un mail.

16 03 Coaching con cuento