Taller de gestión del estrés

Gestión del estrés o cómo fomentar la resiliencia

Realizo el jueves 19 de mayo un taller grupal sobre la gestión diaria de las situaciones estresantes , mediante la práctica de estrategias de afrontamiento del estrés y de aumento de la resiliencia.

Éste es el programa que veremos en el taller:
1)Definición del estrés y de los principales estresores laborales.
2)Definición de la resiliencia.
3)Principales estrategias frente al estrés.
4)Técnicas de formento de la resiliencia.
5)Aplicaciones prácticas en el día a día.

Este taller te permitirá soltar la presión de tu día a día y te contaremos las herramientas para que puedas hacer frente ante inputs de estrés adaptados a tu personalidad.

No dejes que la acumulación de estrés te pase factura y ven a ver cómo es fácil gestionar las diversas facetas de nuestra vida.

Taller en colaboración con best-teacher formación, puedes inscribirte aquí: https://www.eventbrite.es/e/entradas-gestion-del-estres-como-fomentar-la-resiliencia-25089580611

Anuncios

¿El trabajo te estresa?

El estrés se definía, y  se sigue utilizando en las conversaciones coloquiales, como lo que nos pasa,o lo que hacemos, respondiendo a una sobrecarga de trabajo o a un suceso que nos preocupa.
Usamos a menudo «estresante» para referirnos a nuestras circunstancias y a lo que nos rodea o nos ocurre.
Hoy en día, se define el estrés de una forma distinta: se pone el acento en la faceta interactiva entre la persona y el ambiente. No en nuestra respuesta, que es muy distinta de unos a otros, ni tampoco en los sucesos del entorno, puesto que, quizás a excepción de accidentes y hechos graves, cada uno los asumimos, o permitimos que nos afecten, de manera distinta.
El estrés es el resultado de la evaluación que realizamos cada uno sobre la importancia de los sucesos y nuestros recursos para afrontarlos. Lo que tenemos en común es que sufrimos estrés cuando creemos que nuestros recursos no son suficientes para responder satisfactoriamente a algunos sucesos importantes, para conseguir el resultado que queremos.
¿Parte negativa de esta nueva definición? Que ya no nos podemos quejar de lo estresante que es el trabajo, o hacer recados, o cuidar al perro…
¿Parte positiva? Que puedo no sufrir estrés de varias formas: pidiendo ayuda para hacer las tareas que sea, aprendiendo técnicas de relajación, analizando la situación de otra manera y viéndola menos negativa, inventando más opciones…
No sirve quitarle horas al sueño, es recomendable dormir ocho horas, y todavía es más importante cuando estamos estresados, nos ayudará a ser más eficientes en el tiempo que estemos despiertos y amortiguará las consecuencias negativas del estrés para nuestro estado físico.
Encontrar un hueco al día, o por lo menos a la semana, para realizar deporte, para meditar, para jugar o para realizar alguna actividad creativa, será también muy útil para sufrir menos estrés y para tener un estado de ánimo más creativo y eficiente.
En el trabajo, más concretamente, nos ayudará: pedir información más específica sobre el alcance y el plazo de las tareas, planificar con los recursos que podemos contar (recursos informáticos, bibliográficos, otra personas…) y sobre todo, dividir las tareas grandes en otras más pequeñas, más cortas y asequibles, que ésas, nos veremos muy capaces de hacerlas, con lo que bajará nuestro estrés y aumentará nuestra concentración y nuestro disfrute.
Y como para muchas otras situaciones, frente a un momento en que nos notemos estresados, también nos ayudará parar cinco minutos:  los primeros serán para respirar conscientemente y relajarnos, y los siguientes, ya con un estado de ánimo más tranquilo que nos permitirá ver más opciones, para planificar lo que haremos al respecto.

Estrés y resiliencia

El estrés se definía, y  se sigue utilizando en las conversaciones coloquiales, como lo que nos pasa, o lo que hacemos, respondiendo a unos sucesos externos. En esos casos, tenemos estrés.
Y también usamos a menudo «estresante» para referirnos a nuestras circunstancias y a lo que nos rodea o nos ocurre.
Hoy en día, se define el estrés de una forma distinta: se pone el acento en la faceta interactiva entre la persona y el ambiente. No en nuestra respuesta, puesto que es muy distinta de unos a otros, ni tampoco en los sucesos del entorno, puesto que, quizás a excepción de accidentes y hechos graves, cada uno los integramos, o permitimos que nos afecten, de manera distinta.
El estrés es entonces el resultado de la evaluación que realiza la persona sobre la importancia y amenaza de los sucesos que percibe y de la evaluación de sus propios recursos para afrontarlos.
Lo cual quiere decir que cada uno nos estresamos en momentos diferentes, frente a circunstancias distintas. Y lo que tenemos en común es que sufrimos estrés cuando creemos que nuestros recursos no son suficientes para responder satisfactoriamente a las demandas del entorno.
¿Parte negativa de esta nueva definición? Que no nos podemos quejar de lo estresante que es el trabajo, o hacer recados, o cuidar al perro…
¿Parte positiva? Que puedo no sufrir estrés de varias formas: aumentando mis recursos, tanto internos (cualidades, conocimientos, actitudes…) como externos (apoyo social, económico, de tiempo…) , analizando la situación de otra manera, inventando más opciones…
Y además, todos podemos aprender y acostumbramos a vivir así, interiorizando algunas técnicas sencillas para entrenar la resiliencia.
Yo creo que la parte positiva supera a la negativa, ¿y tú?

Taller de gestión del estrés, lunes 4 de mayo en Madrid:

image