¿El trabajo te estresa?

El estrés se definía, y  se sigue utilizando en las conversaciones coloquiales, como lo que nos pasa,o lo que hacemos, respondiendo a una sobrecarga de trabajo o a un suceso que nos preocupa.
Usamos a menudo «estresante» para referirnos a nuestras circunstancias y a lo que nos rodea o nos ocurre.
Hoy en día, se define el estrés de una forma distinta: se pone el acento en la faceta interactiva entre la persona y el ambiente. No en nuestra respuesta, que es muy distinta de unos a otros, ni tampoco en los sucesos del entorno, puesto que, quizás a excepción de accidentes y hechos graves, cada uno los asumimos, o permitimos que nos afecten, de manera distinta.
El estrés es el resultado de la evaluación que realizamos cada uno sobre la importancia de los sucesos y nuestros recursos para afrontarlos. Lo que tenemos en común es que sufrimos estrés cuando creemos que nuestros recursos no son suficientes para responder satisfactoriamente a algunos sucesos importantes, para conseguir el resultado que queremos.
¿Parte negativa de esta nueva definición? Que ya no nos podemos quejar de lo estresante que es el trabajo, o hacer recados, o cuidar al perro…
¿Parte positiva? Que puedo no sufrir estrés de varias formas: pidiendo ayuda para hacer las tareas que sea, aprendiendo técnicas de relajación, analizando la situación de otra manera y viéndola menos negativa, inventando más opciones…
No sirve quitarle horas al sueño, es recomendable dormir ocho horas, y todavía es más importante cuando estamos estresados, nos ayudará a ser más eficientes en el tiempo que estemos despiertos y amortiguará las consecuencias negativas del estrés para nuestro estado físico.
Encontrar un hueco al día, o por lo menos a la semana, para realizar deporte, para meditar, para jugar o para realizar alguna actividad creativa, será también muy útil para sufrir menos estrés y para tener un estado de ánimo más creativo y eficiente.
En el trabajo, más concretamente, nos ayudará: pedir información más específica sobre el alcance y el plazo de las tareas, planificar con los recursos que podemos contar (recursos informáticos, bibliográficos, otra personas…) y sobre todo, dividir las tareas grandes en otras más pequeñas, más cortas y asequibles, que ésas, nos veremos muy capaces de hacerlas, con lo que bajará nuestro estrés y aumentará nuestra concentración y nuestro disfrute.
Y como para muchas otras situaciones, frente a un momento en que nos notemos estresados, también nos ayudará parar cinco minutos:  los primeros serán para respirar conscientemente y relajarnos, y los siguientes, ya con un estado de ánimo más tranquilo que nos permitirá ver más opciones, para planificar lo que haremos al respecto.

Anuncios

Coaching para la búsqueda de empleo

Dentro de las distintas orientaciones del coaching, una tendencia actual es usar el coaching para la búsqueda de empleo, a veces denominado Job coaching. Hacer un proceso de coaching para redefinir y orientar la carrera profesional hacia otro campo, o para un ascenso, ha sido algo habitual. Por lo tanto, teniendo en cuenta la situación actual, enfocarlo a la búsqueda de empleo es una opción interesante.

Uno de los proyectos en los que yo colaboro, Vitae Visual, está relacionado con las nuevas formas de reclutamiento y de búsqueda de empleo. Por un lado, ofrece soluciones de reclutamiento para empresas. Por otra parte, Vitae Visual se dedica a la realización de videocurrículum de calidad para los candidatos. Realiza desde la preparación previa, hasta la posterior edición.

Es este aspecto el que está relacionado con el coaching de búsqueda de empleo o de reorientación profesional.

En la preparación previa trabajamos en la guionización, en el lenguaje no verbal del cliente y en su confianza e imagen frente a la cámara. Durante esta preparación se pueden realizar una o varias sesiones de coaching, en las que el cliente decidirá trabajar en la descripción de su experiencia y cualidades, en sus habilidades comunicativas, en la confianza en sí mismo o en determinar los trabajos a los que se quiere dirigir.

Otra faceta del coaching para el empleo es la preparación de entrevistas de trabajo. Con la preparación para el videocurrículum, el primer paso para entrenar la entrevista, ya está dado, ya que algunas partes serán similares a la presentación que la persona hace de sí misma en el video.

El coaching resulta útil para la búsqueda de empleo porque ayuda a definir objetivos, realistas y motivantes, y porque la persona mejora en el autoconocimiento de sus cualidades, realiza con tranquilidad y seguridad la reflexión sobre los puestos en que mejor las puede desarrollar y consigue la confianza necesaria en sí misma, para defender su adecuación al puesto al que se presenta.

En lo que respecta a la persona, el proceso consiste en conocerse bien y tener claros los objetivos, para poder ser naturales, sinceros y claros en nuestra descripción y, así, alcanzar lo que nos hemos propuesto.

En lo que respecta al formato, el videocurrículum proporciona la información más completa y sincera de nosotros mismos, visualmente.

Como reflexión para el empleo: ¿Cuáles son las cualidades que mejor te representan profesionalmente? ¿Cómo las muestras en tu CV? Pónselo fácil al equipo de contratación, déjalas claras, haz que en una empresa en la que busquen esas cualidades, tu CV destaque.

Vitae Visual – Videocurrículum from Vitae Visual on Vimeo.

Vitae Visual es un proyecto de soluciones de recruiting para empresas y videocurrículum personal, en el que participamos diferentes personas del ámbito de los Medios de Comunicación y el Coaching.

creatividad, pensamiento divergente y coaching

¿Para qué trabajo con la creatividad? Para potenciar dos herramientas poderosas de los seres humanos: la capacidad de comunicación y la imaginación.

Realizar actividades creativas, donde dejamos volar la imaginación, favorece las emociones consideradas «positivas», por agradables: la alegría y la serenidad. También favorece alcanzar estados de alto rendimiento: alta motivación, alta concentración y grandes resultados.

Además, al entrenar nuestra imaginación, se fortalece el pensamiento divergente, el que es capaz de ver los objetos de distintas maneras y adaptarlos para diferentes funciones, frente al pensamiento racional que ve una silla y piensa que sirve para sentarse. Hay quien lo llama pensamiento MacGyver, por lo ingenioso que era este personaje para usar de manera original un objeto cotidiano. Con el pensamiento divergente se nos puede ocurrir, por ejemplo, que un caballo además de ser un animal, es también un medio de transporte.

Es decir, este tipo de pensamiento nos permite ver muchas más soluciones en el mismo entorno en el que nos encontrábamos.

Como en el coaching es muy importante la generación de alternativas, potenciar la creatividad se convierte en una gran baza para el trabajo que la persona va hacer. Y así le resultará más fácil, para cada decisión a tomar, disponer de muchas opciones entre las que decidir sus acciones.

En resumen, entrenarnos en la creatividad nos permite ser más innovadores, disponer de más soluciones, mejorar nuestra concentración, motivación y rendimiento, y tener más emociones agradables. ¿A que suena bien?

Estoy realizando un taller durante marzo y abril, en colaboración con la Biblioteca Municipal de Madrid Iván de Vargas, en el que trabajo con estas herramientas.

Coaching con Cuento mar-abr 2015

pasear cuando llueve o los placeres que dependen de nosotros

Me gusta la gente que veo paseando en los días de lluvia. No sé si me gustan, no les conozco, pero les admiro, porque son capaces de poner al mal tiempo buena cara, de seguir adelante con sus planes aunque llueva.

Porque no dependen de elementos variables, ajenos a su control, porque su voluntad está en ellos, porque son protagonistas, autodeterminados, tienen libre albedrío.

Cuando un día de lluvia nos amarga los planes, o un mal jefe nos fastidia el trabajo con el que disfrutábamos, le estamos dando más poder en nuestra felicidad a una cosa o una persona externa, del que nos damos a nosotros.

Yo no puedo elegir el clima, pero sé que salir a pasear no es imposible con lluvia, sé que lo puedo disfrutar, e incluso, si tuviese un plan que sí se viese muy trastocado, puedo decidir hacer otros distintos, que también me gusten, y aprovechar el día.

Yo no puedo elegir a mis jefes, ni su carácter, pero sí puedo elegir disfrutar con mi trabajo, con cómo me enfrento a mi proyecto, con cómo desarrollo el documento, aunque sea bajo unas pautas que no me gusten. Lo que hago yo, sentada a mi mesa, cuando nadie me mira, depende más de mí que de los demás.

Y me gusta la gente que es capaz de hacer eso, de decidir aprovechar, de sacar placer de todo, de disfrutar de la lluvia, de observar Madrid bajo el cielo gris y notar el color distinto de las fachadas, el ruido de los coches sobre el suelo mojado, la humedad del ambiente y sus diferentes olores.

Porque elegir salir a pasear en un día de lluvia, y disfrutarlo, sólo depende de ellos, y lo aprovechan.

Cuando a ti se te tuercen los planes, ¿qué decides hacer?

Londres