las emociones y su utilidad

Todas las emociones son útiles, todas nos quieren decir algo. Los inconvenientes son que:

– a veces nos han dicho que no están bien vistas, que hay que ser más racional

– otras veces no hemos aprendido de pequeños a expresarlas bien, ni a sentirlas cuando nos ocurren, y a veces ni siquiera sabemos identificarlas (por ejemplo pensamos que estamos tristes y enfadados a la vez porque nuestro jefe nos ha reñido. y a lo mejor simplemente nos estamos sintiendo culpables sólo que no sabemos de qué: nos pareció que lo habíamos hecho bien pero le reconocemos a la autoridad más razón que a nosotros, sabíamos en el fondo que podíamos haber hecho algo mejor, no le entendimos eso pero nos sentimos culpables por no habernos cambiado de trabajo hace un año cuando pudimos, …).

– se clasifican en buenas (sorpresa, alegría y amor) y malas (la tristeza, el miedo, el asco y la rabia)

Todos estos son inconvenientes porque todas son igual de buenas, cada una con su significado y su intención sobre lo que nos está pasando y sobre cómo respondemos.

Es decir, sentirlas es sano, negarlas y convertirse en alguien excesivamente racional (lo cual es una sensación, no una realidad), no lo es, porque tienen mucha información sobre nosotros, saben mucho y nos pueden ayudar a decidir.

No mostrarlas, pese a que alguna vez sea la elección por las normas de educación, tampoco es la respuesta por sistema. La gestión emocional consiste en identificarla, entender para qué aparece esa emoción, qué nos transmite, y a partir de ahí tomar una decisión: mostrarla o gestionarla más tarde (por ejemplo: mostrar enfado porque nos piden algo que va en contra de nuestros principios, o no mostrar enfado porque simplemente interpreté exageradamente una respuesta de mi amigo y no me quiero enfadar con él).

Recomiendo el siguiente enlace porque cuenta en un texto resumido muchísima información útil sobre las emociones:

http://elpais.com/elpais/2014/01/02/eps/1388687330_173486.html

 

Anuncios